Uno empieza con el sueño de un amor eterno, lleno de felicidad y alegrías. Busca avanzar en la relación, construyendo las bases para una gran vida juntos. Con el paso del tiempo puede que ese amor se ponga a prueba, pero lo  importante es poder superar los obstáculos juntos y seguir adelante, con el mismo entusiasmo y amor, que cuando decidís casarte y apostar a que esos  leves tropiezos en el camino, no tendrán gran importancia. Y cuando pasen los encuentre más juntos y unidos que nunca. Confirmando que ese “sí, acepto” fue la mejor decisión que tomaron a lo largo de sus vidas.

Que con el paso las estaciones, el mundo los siga encontrando frente a esas escaleras, con esa misma mirada cómplice, llena de amor y alegría; o bajo  ese árbol, abrazándose, de la mano, dándose un beso. Demostrándose el amor  eterno sí existe.

This slideshow requires JavaScript.

Comentarios

comentario