Un sueño que comenzó en el momento que se arrodilló frente a vos para hacerte la gran pregunta y vos, con los ojos llenos de lágrimas y la voz entrecortada, dijiste SÍ.
 
Una revolución de preparativos, reuniones con proveedores y la expectativa va creciendo.  Dos semanas antes, todo empieza a intensificarse: la ansiedad, la incertidumbre por no saber si van a llegar con el vestido o no; las corridas por contratar lo que falta y chequear que todo esté en orden; finalmente todo eso se acaba justo antes de entrar a la iglesia… a menos que haya que hacer una última corrida porque “alguien” se olvidó los anillos.
Finalmente, suenan las campanas, se cruzan las miradas y, del brazo de uno de los hombres más importantes de tu vida, comenzás el camino hacia el altar, donde un hombre maravilloso, lleno de amor, alegría y una emoción que sus ojos no pueden ocultar, te espera para tomarte de la mano y prometerte su amor eterno.
Pero el altar es sólo la primera parada, el comienzo de una gran historia que tiene toda una vida para escribirse.
 

This slideshow requires JavaScript.

 
Capturando tus sueños,

 

 

Salón: COPNA

 

Comentarios

comentario