Deborah y Marcos decidieron confirmar su amor después de muchos años de convivencia y dos hermosas hijas. En pocos meses organizaron una fiesta inolvidable, en un lugar sacado de un cuento de hadas, junto a sus pequeñas, la prueba más clara del amor que se tienen, testigos de como sus padres entregaban su vida uno al otro.
Ya eran una familia antes de la boda. La fiesta tuvo un ambiente relajado para chicos y grandes, había un clima muy familiar y cálido en el aire ese día, pero a la hora de bailar todos se dieron su gusto. La premisa fue disfutar y divertirse. Sin duda fue una fiesta que reflejó años de felicidad y amor.

This slideshow requires JavaScript.

Comentarios

comentario